Si se ha preguntado alguna vez de dónde sale la cera de las abejas, esta es una imagen muy difícil de conseguir: es el momento en que una abeja está segregando la cera de su abdomen.
Las abejas segregan la cera por medio de ocho glándulas hipodérmicas situadas bajo las bandas ventrales que conectan los sucesivos anillos abdominales.
La cera sale en forma de pequeñas escamas blandas que al contacto con el aire, se endurecen.
Las abejas la toman con las patas posteriores y la llevan a las mandíbulas, donde la reblandecen antes de utilizarla en la construcción del panal
Para que suceda esto la colmena tiene que recibir por parte de las pecoreadoras una fuerte entrada de néctar y estar produciendo miel.
¡La vida de la colmena encierra tantas maravillas!
Fuente: Yo Veterinario.