La miel tiene cualidades reconocidas y utilizadas por los seres humanos desde tiempos remotos, como alimento y para endulzar, os presentamos algunas de esas propiedades:

– Miel para el reflujo

Un estudio publicado en la revista British Medical Journal reveló que la miel, al ser 125,9 veces más viscosa que el agua destilada a 37 º C (la temperatura corporal) es útil para prevenir la Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

-Miel para las alergias

Un estudio, publicado en The Guardian, expuso que la miel es una estupenda medicina para la tos, ya que alivia y reduce la frecuencia de la tos. Además, un estudio con 36 voluntarios con alergias oculares, descubrió que el tratamiento con miel obtuvo mejores resultados que el tratamiento con el placebo, confirmando los beneficios de este fluido dulce y viscoso.

-Miel contra las infecciones

Un equipo de científicos del Centro Médico Académico de la Universidad de Amsterdam informaron en la revista FASEB Journal que la capacidad de la miel para matar las bacterias se encontraba en una proteína llamada defensina-1. De la misma forma, otro estudio publicado en la revista Microbiology reveló que la miel es un remedio eficaz en el tratamiento de infecciones de heridas crónicas y que esta (sobre todo si es miel natural) mata las bacterias mediante la destrucción de las proteínas bacterianas clave.

-Miel contra las quemaduras

Una investigación publicada en la revista The Cochrane Library reveló que la miel puede ser capaz de ayudar a curar las quemaduras, y que “la miel tópica es más barata que otras intervenciones, en particular los antibióticos por vía oral, que son los más frecuentes y pueden tener otros efectos secundarios perjudiciales”, según los autores del estudio.

-Miel para la gastroenteritis

En un estudio publicado en la revista British Medical Journal, para determinar si la miel afectaba de alguna forma al tratamiento de la diarrea aguda en los niños, los científicos descubrieron que la miel acortaba la duración de la diarrea bacteriana en lactantes y en niños jóvenes, y que se podía emplear de forma segura como un sustituto de la glucosa en la solución de rehidratación oral.

-Otros usos de la miel

La miel tiene altos niveles de monosacáridos, fructuosa y glucosa, que contienen entre un 70 y un 80% de azúcar, lo que le da su sabor dulce. Minerales y agua conforman el resto de su composición. Gracias a todos estos elementos, la ciencia moderna está descubriendo nuevos usos posibles de la miel en el tratamiento de diversas enfermedades como la dermatitis inducida por la radiación en pacientes con cáncer de mama.

Miel-de-abejas